Organizar una casa con los niños
Mucha gente se pregunta si existe una relación entre una casa limpia, bien organizada y el éxito educativo de los niños. Uno de los beneficios a largo plazo de tener una casa ordenada es que los niños aprenden a realizar ciertas tareas de manera natural que les serán de gran ayuda a lo largo de su vida. Organizar una casa es una habilidad que se puede aplicar a medida que avanzan los años de crecimiento de los pequeños.

Existe una mentalidad, bastante difícil de apartar de nuestras vidas, de acumular: los juguetes de cuando eran bebés, la ropita de cuando iban a preescolar… Estos recuerdos y, en realidad, almacenamientos, no son necesarios y es muy importante “combatirlos” para conseguir tener una casa ordenada. Las familias tienen mucho que organizar y no hay que olvidarse de que cada miembro también tiene sus responsabilidades en estos temas.

Se deben quitar de la casa, todas aquellas cosas que ya no se utilizan. Estos elementos forman una barrera entre los miembros de la familia y una relajación total en la casa. Muchos niños tienen demasiadas posesiones hacinadas en sus armarios, cajones, y en toda su habitación. Seguro que tus hijos tienen más libros, ropa y juguetes de los que necesitan o quieren, por lo que está muy bien que le ayudes a colocarlos y a regalar a otros niños que lo necesiten sus pertenencias.

Enséñales que compartir y ayudar es una de las cosas más bonitas que pueden hacer. Esto te vendrá muy bien para ayudar a otras personas y para conseguir algo de espacio libre en la habitación de los pequeños.