Otoño positivo en familia
El otoño plantea un punto de inflexión claro y directo respecto del verano. Sin embargo, el otoño es una época fantástica para disfrutar en familia y pasar tiempo en común. Para empezar, tanto niños como adultos valoran los minutos mucho más, por ello, el fin de semana puede aprovecharse al máximo. Cuando existe actividad a lo largo de la semana, el descanso adquiere un protagonismo evidente. Los días más esenciales para compartir tiempo en familia son los viernes, sábados y domingos.

Además, la agenda de ocio y cultural durante estas fechas es muy variada, por ello, puedes visitar exposiciones junto a los niños, participar en cuentacuentos en una biblioteca, disfrutar de actividades directamente dirigidas a los más pequeños de la casa, alquilar una película en dvd para ver en familia… De hecho, durante el otoño se pasa mucho más tiempo en casa que en el verano, entre otras cosas porque el tiempo externo invita al calor del hogar.

Por otra parte, los niños durante el otoño están inmersos en actividades extraescolares con las que disfrutan. De hecho, una vez pasada la pereza del inicio del curso con la llegada de septiembre, el mes de octubre es muy positivo a nivel de adaptación real. De hecho, cuando se cambia la hora, los niños toman conciencia al cien por cien de que el verano ya es historia y que una etapa nueva está por llegar.

El otoño es una época bonita para dar paseos con los niños y explicarles leyes de la naturaleza tan elementales como la caída de las hojas. Y el contraste que muestra el paisaje en oposición a la primavera. La familia es un valor básico, por ello, en la rutina diaria también debes encontrar espacio para compartir en común: comer y cenar todos juntos es una buena idea.