Paciencia con el amigo invisible