¿Por qué la paciencia se agota tan pronto?