Pautas para no herir la sensibilidad del niño