Pautas para que el niño haga nuevos amigos
La amistad es importante incluso desde la más tierna infancia. Tanto que de hecho, algunos niños de forma curiosa tienen un amigo imaginario, es decir, una compañía ideal que sólo existe en su mente aunque ellos lo viven como si fuese real. Muchos de los amigos que conoces en la infancia los conservas también en la etapa adulta. Este rasgo muestra que la infancia determina más de lo que parece a simple vista. Tanto en positivo como en negativo, es decir, existen muchas personas que en su madurez guardan un mal recuerdo de sus primeros años de vida porque tal vez, no tuvieron mucha aceptación en el colegio por parte de otros compañeros.

Es importante animar a un niño a hacer amigos nuevos, sin embargo, no es bueno agobiarle. Por ejemplo, es importante respetar los tiempos de las personas que son más tímidas. La realidad es que la timidez no es algo malo que deba corregirse, simplemente, es una cualidad más del carácter como cualquier otra. En el momento en que un niño tímido se vea preparado y seguro para tomar la iniciativa en una nueva amistad, lo hará. A veces, una forma excelente de hacer amigos nuevos es en el parque donde los peques también pueden compartir sus juguetes.

Es positivo que los niños tengan amigos de su misma edad ya que así también pueden compartir el proceso de crecimiento desde un punto de vista común. Por ello, el ambiente idóneo para conocer gente nueva es en el colegio o en la guardería. Ahora que llega el verano es buen momento para que los niños conozcan algún amigo nuevo en el destino de vacaciones. Los pueblos se llenan de vida durante los meses de calor gracias a la llegada de familias procedentes de la ciudad que buscan la calma y el descanso.

Por otra parte, los niños también pueden hacer nuevos amigos en la propia familia cuando tienen niños de su misma edad. Además, la relación con los primos mayores también es especial ya que los mayores se convierten en un referente y en un modelo para los pequs.