Peligros de Internet para los niños
Los niños se conectan cada vez antes a Internet. Actividades como chatear con sus amigos o navegar por la red se ha convertido en una de sus cosas favoritas. En principio esto no es un problema si se hace un uso responsable. Sin embargo, los padres tenemos que ser conscientes de que Internet comporta algunos peligros, aunque se pueden reducir si se combinan determinados programas de control parental con normas de precaución y asesoramiento. Muchas veces los adultos comentemos el error de dejarlos solos con tal de que estén tranquilos, pero nunca debemos dejar de obsérvalos. Te describimos algunos de los conflictos más comunes que sueñen darse en niños cuando se inician en Internet:

– La navegación web puede convertirse en una fuente de conocimiento vital para el niño, en ella puede encontrar respuestas, satisfacer sus curiosidades y completa su educación. Pero de no todas las páginas de Internet son recomendables para cualquier niño.

– Cuando los niños tienen acceso a una tarjeta de crédito o conoce el lugar dónde se guarda, pueden hacer compras no autorizadas en nombre de sus padres. Este puede ser un problema grave porque tienen poca conciencia de la dimensión de sus acciones online.

– Las redes sociales como Facebook permiten prolongar la relación del menor con sus compañeros de colegio durante las vacaciones. Gracias a ella mantienen el contacto y comparten información, fotos o videos de sus aventuras. Pero en este mismo lugar también pueden verse acosados o acosar a otros niños, por lo tanto es importante que solamente acepten como amistades a personas que realmente conocen, nada de desconocidos.

– En Internet los menores pueden dar información acerca de la intimidad de su familia, opinar sin conocer la trascendencia de sus manifestaciones o subir fotografías de otras personas sin autorización previa. Esto puede afectar mucho a la reputación de esa persona. En definitiva, la actividad en la red social sin supervisión puede acabar por generar un problema legal.

– Los programas de mensajería como MSN Messenger propician que el niño esté menos solo cuando se aburre en casa, pero también abren la puerta al contacto con adultos extraños con intenciones perversas o desconocidas. Al igual que en las redes sociales, se debe mantener contacto solamente con gente que pueda ser conocida.