Peligros de publicar imágenes de bebés en redes sociales
Es curioso cómo, a pesar de todas las recomendaciones que realizan los expertos sobre la importancia de no compartir imágenes de menores en redes sociales, muchos padres, famosos y anónimos, ignoran esta recomendación, ignorando también los riesgos que esto supone sobre la vulnerabilidad de la imagen pública de un menor cuya intimidad nunca debería romperse. Y este es precisamente, el principal daño.

Otro posible peligro es que a partir de las fotografías reales, alguien pueda realizar fotomontajes con intenciones poco éticas, por ejemplo, una fotografía de carácter pornográfico.

Defender el derecho a la privacidad infantil

Además, los momentos más bonitos en la vida del niño no lo son todavía más por compartirlos públicamente en redes sociales. Todo aquello que de verdad tiene un significado profundo, incrementa su valor en el contexto de la intimidad familiar y de amigos. El bebé no será niño eternamente y puede que cuando sea mayor, le disguste ver algunas de sus fotografías de infancia expuestas de forma online.

Otro de los motivos por los que es importante no compartir fotografías es porque se vulnera la seguridad infantil en tanto que personas extrañas pueden identificar al niño y reconocerle por la calle.

Peligros de publicar imágenes de bebés en redes sociales

Consejos para fomentar la seguridad online

En realidad, solo es cuestión de poner en práctica el sentido común y la prudencia de lo que significa defender los derechos fundamentales del niño. Desde el punto de vista psicológico, en ocasiones, detrás del acto de publicar fotos de bebés en redes sociales, existe un gesto narcisista por parte de los padres. Si decides compartir alguna imagen de tu hijo puedes mostrar alguna fotografía en la que no sea visible el rostro. Por ejemplo, una foto de espalda. Tampoco facilites nunca información personal, como por ejemplo, localización, rutinas frecuentes o nombre del niño.