Pensamiento positivo en el parto
El pensamiento causa un sentimiento y a su vez, el sentimiento se refleja en la acción. Esto quiere decir que si queremos transformar nuestro modo de sentir entonces, tenemos que ir a la raíz: al pensamiento. Pasan muchas ideas por nuestra mente a lo largo del día, sin embargo, no todo el mundo se para a analizar si dichas ideas son en su mayoría negativas o positivas. Este análisis está fundado en la introspección, en la capacidad de mirar dentro de uno mismo. Además, es importante hacer este proceso con esperanza, sencillamente, porque el optimismo no es innato, es decir, se adquiere y se aprende a base de técnica.

El pensamiento positivo a lo largo del embarazo es una de las claves emocionales en la afrontación del parto. Y es que, muchas personas sienten nervios y ansiedad por el desconocimiento que causa el momento de dar a luz. Es decir, la ansiedad aumenta todavía más en las madres primerizas. ¿Cómo evitar dicha ansiedad a través del pensamiento positivo? En primer lugar, centrando la mente en lo inmediato.

Es decir, la rutina nos obliga a poner la mente en lo concreto para hacer un esfuerzo y de este modo, la concentración gira en el aquí y en el ahora. El miedo surge únicamente cuando pensamos en el después, es decir, cuando damos el salto hasta el mañana. Por otra parte, también es esencial pensar en positivo gracias a datos objetivos: la calidad de la medicina ha aumentado de forma notable en las últimas décadas y lo cierto es que es mucho más habitual que el parto transcurra con total normalidad.

Además, también es excelente que hoy día, la pareja está presente en el momento del parto porque aporta una gran fortaleza emocional y apoyo anímico.