¿Por qué los padres deben ser afectivos con los hijos?