Prevenir la aparición de las caries
Cada vez estamos más concienciados con la nececidad de cuidar la dentadura porque más allá de una cuestión estética es un asunto de salud. Una carie no aparece de la noche a la mañana, es decir, implica un proceso de formación. Este tiempo es el que a veces se deja pasar sin ir al especialista. Nadie como el dentista puede detectar las caries. Por otra parte, la caries al estar en un proceso de formación también crece en la medida en que se dejan pasar las semanas. Nada como actuar a tiempo para poder cuidar del diente.

El abuso de los dulces es una de las principales causas por las que los niños pueden tener problemas dentales. Nada mejor que apostar por la dieta mediterránea y por unos hábitos de alimentación saludables desde la más tierna infancia. Por ejemplo, los niños en el recreo deben evitar comer bollería industrial para disfrutar de un buen bocadillo.

Los niños deben acostumbrarse a lavarse los dientes después de cada comida. Es posible realizar este ejercicio mientras que la mamá o el papá también se lava los dientes. Para los niños, el valor de la imitación es más fuerte de lo que parece a simple vista. También es necesario renovar el cepillo con cierta frecuencia. Es posible elegir un cepillo de dientes con un diseño atractivo para captar la atención del niño.

Aunque es habitual que los niños tengan miedo a ir al dentista porque se trata de un temor que en ocasiones, es infundado por los propios adultos, es necesario entender que el dentista es un amigo que cuida de la salud de tu boca. En algún momento, el niño también puede necesitar acudir a la consulta del ortodoncista puesto que tal vez tenga que llevar aparato.