Pros y contras de los chupetes
Cada día es más habitual escuchar la negativa de muchos padres a que sus pequeños utilicen el chupete. Algunos expertos han asegurados que los chupetes son las principales causas por las que se dañan los dientes de leche. A algunos padres, no les hace gracia que los pequeños tengan que depender de este objeto para calmar el dolor que produce la salida al exterior de los dientes de los bebés. Pero no es todo malo cuando hablamos de los chupetes.

Sí que es verdad que cuando los chupetes se utilizan superando los dos años de edad, pueden comenzar a alterar la alineación de los dientes secundarios. Así que los expertos desaconsejan el uso prolongado. Además, diferentes estudios han encontrado que la introducción de los chupetes demasiado pronto puede interferir con la lactancia. Investigaciones recientes han vinculado a los chupetes con un menor riesgo de sufrir el síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL).

Algunas investigaciones sugieren que los bebés que duermen con un sueño menos profundo pueden ser despertados más fácilmente si se detiene la respiración. Además, los estudios han encontrado que un chupete, durante procedimientos dolorosos, como una vacunación, puede aliviar sufrimiento de un niño. Así que diferentes profesionales justifican su uso continuo en los lactantes y niños pequeños, pero el apoyo de un mejor desarrollo.

Sin embargo, como te comentábamos al principio, muchos no están de acuerdo con este práctico accesorio que la mayoría de nosotros hemos utilizado. Alguno expertos aseguran que un bebé recibe mucho más alivio chupando el pecho de su madre que chupando un chupete pero entonces ¿qué hacemos? ¿tenemos todo el día al niño chupando el pecho de su madre?