Proteger a los menores en Internet
Los padres han de tener precaución en cuanto a la protección de sus hijos en la Red. Una gran parte del contenido disponible en Internet no está en absoluto destinado a los niños y por lo tanto debe alejarse de ellos.

El peligro de dejar a un menor delante del PC sin vigilancia puede traer consecuencias muy negativas. Y es que los contenidos eróticos pueden herir la sensibilidad del menor. Además, en determinadas circunstancias la factura telefónica puede llegar a aumentar considerablemente.

Ya son muchos los padres que confiesan que desconocen lo que hacen sus hijos mientras están conectados a Internet. Dicho desconocimiento genera intranquilidad. Por esta razón te proporcionamos los siguientes consejos:

1. El ordenador ha de estar ubicado en un lugar común.

2. Se debe limitar el uso que se dedica a la navegación por Internet, además de aconsejar que no abran archivos desconocidos o limitar páginas web que se pueden visitar con sistemas de software de control parental.

3. Concienciar a los menores del uso de las redes sociales. No hay problema en que las utilicen pero siempre con mucha precaución y ante todo ser discretos.

4. Los niños tienen que saber que su información personal siempre ha de permanecer protegida de páginas web sospechosas.

5. Ayudar a los chavales a crear una contraseña que sea un tanto complicada de averiguar y recomendarles que nunca la compartan.

6. Si los padres hacen un seguimiento mediante la consulta del historial de Internet del equipo, tendrán garantizado un control exhaustivo de las actividades más recientes que efectúan sus hijos.

7. Resulta muy conveniente navegar con los niños, enseñarles web interesantes, y compartir gustos y afinidades.

En definitiva, es bueno que los menores reciban una adecuada ética cibernética y que los progenitores posean excelentes conocimientos informáticos para discernir entre lo positivo y lo negativo que ofrece la Red.