Qué hacer cuando el niño no tiene amigos
La verdad es que aunque los niños tienden a relacionarse con facilidad y hacen buenas relaciones cuando acuden a la guardería o al colegio, lo cierto es que también existen excepciones y hay peques que se sienten muy solos durante sus primeros años de vida. Niños que no se sienten aceptados por sus compañeros de colegio y que en su lado más extremo pueden llegar a sufrir las burlas o el acoso escolar.

¿Qué hacer cuando el niño no tiene amigos? En primer lugar, no ver esto como un hecho definitivo sino temporal. Es decir, en cualquier momento esto puede cambiar. Por ello, es positivo que el niño tenga más formas de conocer gente que no sólo en el colegio. Por ello, podría hacer algún deporte, ir al conservatorio, tocar un instrumento, asistir a clases particulares… Se trata de que el niño pueda conocer desde su más tierna infancia diferentes ambientes.

Del mismo modo, es positivo que la familia apoye mucho al niño pero sin llegar al punto de protegerle al extremo por miedo a que sufra. La realidad es que todos los padres tienen miedo de que algo pueda herir a sus hijos pero también es cierto, que el dolor forma parte de la propia vida. Además, se trata de una realidad que forma parte del camino hacia la madurez que vive cualquier persona.

Además, también es positivo reforzar las relaciones familiares, por ejemplo, que el niño pueda disfrutar durante las vacaciones de verano de la compañía de sus primos y hacer planes en común. Un niño que tiene pocos amigos puede correr el peligro de sentirse diferente. Por ello, es importante no convertir en un problema el hecho de no tener demasiados amigos e intentar que el niño también pueda disfrutar del ocio de una forma autónoma.