Una bonita sonrisa nos hace ganar confianza y subir la autoestima, lo que permite tener unas mejores relaciones sociales. Al mismo tiempo, una boca sana es el reflejo de un cuerpo sano. La higiene bucodental debe iniciarse con la aparición del primer diente de leche. Toma nota de estos consejos y cuida mucho la dentición de tu hijo desde el primer día.

Salud bucal en nuestros hijos
Si es posible mantén la lactancia materna y no utilices leches maternizadas comerciales.

Salud bucal en nuestros hijos
Evita los zumos azucarados ya que producen caries. El azúcar puede ser tan agresivo que puede llegar a destruir los dientes delanteros, tornándolos oscuros.

Salud bucal en nuestros hijos
Puedes limpiar los dientes de tu bebé con el dedo envuelto en una gasita limpia y húmeda, o con un cepillo infantil especial pequeño y suave.

Salud bucal en nuestros hijos
Cuando cumpla un año de vida, visita al odontólogo para que realice una revisión y limpieza dental.

Salud bucal en nuestros hijos
Evita que tu niño duerma con biberones o chupetes en la boca porque puede dañar las encías.

Salud bucal en nuestros hijos
Cuando sea mayor de un año intenta darle la leche en vasos y así abandonar paulatinamente la lactancia materna.

Salud bucal en nuestros hijos
No se recomienda el uso del chupete o el hábito de chuparse el dedo más allá de los tres años.

Salud bucal en nuestros hijos
Cuando los niños se hacen mayores tienes que recordarles la importancia de una boca sana, visita al odontopediatra al menos una vez al año. Presta suma atención a las situaciones especiales como la aparición de caries y la eliminación de la placa bacteriana.

Salud bucal en nuestros hijos
Educa a tu hijo desde pequeñito para que se lave los dientes después de cada comida y antes de ir a la cama.

Salud bucal en nuestros hijos
Si tu niño practica deportes de contacto, es aconsejable el uso de protectores bucales que previenen la rotura de los dientes.