Sergi Alessandro, su sonrisa es como un regalo