varices

Cómo prevenir las varices durante el embarazo
Durante el embarazo es posible experimentar un mayor riesgo de sufrir varices. Por esta razón, estos consejos útiles pueden ayudarte a prevenirlas. Una de las principales recomendaciones es que utilices ropa muy cómoda. Igualmente, también es importante utilizar zapato sin tacón. Las varices no solo pueden ser motivo de preocupación por el factor estético, sino también, porque producen molestias en las piernas. Durante el embarazo las varices pueden producirse por el aumento de peso corporal y los cambios hormonales. Además, el número de embarazos también puede incrementar el riesgo. Así como la herencia genética.

Consejos de cuidado personal

La práctica de ejercicio físico es recomendable para estar en forma y prevenir las varices. ¿Qué actividades son saludables durante el embarazo? Caminar media hora cada día. También puedes disfrutar de los beneficios de los deportes acuáticos puesto que la natación y el aquagym son dinámicas seguras. A través del ejercicio físico, mejora la activación del sistema circulatorio.
Seguir leyendo

Trucos para evitar las varices durante el embarazo
Las varices son un problema al que se enfrentan muchas mujeres, especialmente durante el embarazo. Son vasos sanguíneos dilatados que generalmente se encuentran en las piernas y que se ven más durante el embarazo a causa del aumento del peso corporal y del volumen en la sangre, además de por la presión en las venas o la retención de líquidos, todo mucho más habitual durante los meses de gestación.

Haciendo ejercicio conseguirás que aumente la circulación sanguínea, lo que hace que se evite la acumulación de líquido en las venas de las piernas y éstas se fortalezcan, previniendo así las varices. Además, hay muchas otras rutinas diarias que puedes llevar a cabo de forma sencilla y que te ayudarán a evitarlas. Sigue leyendo y descubrirás unas cuantas…
Seguir leyendo

Las varices durante el embarazo
El aumento de peso que acompaña al embarazo sumado a los cambios hormonales pueden provocar a muchas mujeres problemas venosos en mayor o menor intensidad, sobre todo en los últimos meses de gestación.

En la mayoría de los casos, las varices gestacionales desparecen por sí solas de forma espontánea, sin tratamientos posteriores, a los dos o tres meses del parto, y una vez acabada la lactancia, que mientras dura, provoca que el organismo de la mujer retenga una cantidad considerable de líquidos.

Por lo general, durante el primer embarazo el problema suele presentarse forma leve, pero tiene a acentuarse con las gestaciones siguientes, sobre todo, reaparecerán con facilidad en las piernas. Esta es la razón por la que conviene que la mujer se someta a una revisión angiológica después de cada embarazo, aunque aparentemente no existan signos evidentes.

Existen varios factores de riesgo que favorecen la aparición de varices en el embarazo:
– Llevar una vida sedentaria o permanecer de pie muchas horas al día
– Tener exceso de peso, que puede obstaculizar la correcta circulación sanguínea
– Haber tomado anticoncetivos orales
– Tener antecedentes familiares de problemas vascularea

El especialista puede controlar si además la embarazada tiene problemas circulatorios o presenta características corporales que puedan favorecer la aparición de varices, como por ejemplo, los pies planos, y en ese caso recomendar un tratamiento oportuno.