Tebeos para los peques
El verano es un momento ideal para leer. Pero siendo realistas, la lectura es un reto que no siempre es fácil de alcanzar. Por una sencilla razón, muchos adultos no disfrutan con el placer de los libros, de este modo, y teniendo en cuenta que los niños también actúan por imitación. la verdad es que no van a leer si no lo ven en sus padres. O al menos, es más difícil conseguir este reto. Por otra parte, también es más difícil que los niños lean en una sociedad con grandes atractivos y más inmediatos como el de la televisión, el cine, los videojuegos o internet.

Aún así, y más allá de la dificultad, lo importante es intentarlo y ser perseverante. Los niños pueden leer tebeos cuando ya han cumplido once años. Se trata de un buen momento para recrearse en las historias de personajes tan míticos como Astérix y Obélix o Zipi y Pape. Lo cierto es que es un hábito muy saludable el hecho de que el niño se haga socio en una biblioteca. Sin duda, la biblioteca representa la cultura.

Los niños pueden elegir los títulos que deseen dentro de la literatura infantil pero además, también adquieren el compromiso de devolver el libro en un plazo determinado de tiempo, cuidar el material ya que es de uso público y no personal. De este modo, se aprende a dar mucho más valor a aquellas cosas que se comparten con los demás.

Y luego este aprendizaje puede extenderse al propio colegio en tanto que los niños serán más responsables con el material escolar que tienen entre manos. No importa que los niños lean mucho o poco. Lo importante es empezar a disfrutar en la medida de lo posible de una buena historia. Por ello, los tebeos se convierten en una opción interesante ya que en cada viñeta el niño también visualiza el guión en su cabeza.