Tratar la costra láctea en los bebés
Una de las afecciones más comunes que hay en los bebés es la costra láctea, la cual viene causada por un exceso de sebo en el cabello. Aparece en forma de escamas amarillas y untuosas en el cuero cabelluda y pueden llegar a extenderse por la frente y las orejas. Decir que aunque sea un poco desagradable es totalmente inofensiva, así que no le provocará ninguna molestia ni problema a tu bebé. Suele aparecer en los primeros meses de vida y desaparece casi siempre por sí misma antes de cumplir un añito.

Aunque tienda a desaparecer sola, hay un par de cosas que puedes hacer para tratarla, así que te doy unos cuantos consejitos para que tu bebé se libre de ella cuanto antes:

– Lo primero que debes tener en cuenta es que no hay mucho que puedas hacer para quitarla ya que aparece y desaparece por sí misma. Es algo que no depende de la higiene ni tiene que ver con ninguna alergia, así que no te agobies demasiado con ello.

– Es recomendable que le laves el cabello al bebé varias veces en semana. Hazlo con un champú delicado y que sea especial para bebés, y mientras lo haces masajea suavemente el cuero cabelludo.

– Los aceites naturales son también muy útiles para facilitar el levantamiento de las escamas, así que aplica un poquito de aceite de almendra o de oliva sobre el cuero cabelludo y frota suavemente para después dejarlo actuar un cuarto de hora. Cuando haya pasado ese tiempo quítale las escamas con mucho cuidado con un peine de dientes finos o con un cepillo que sea blandito. Por último, lávale la cabeza como haces normalmente.

– Siempre que lo peines hazlo con mucho cuidado para que las escamas no le provoquen ninguna herida en la piel.

Aunque la costra láctea sea irremediable, con esos consejos conseguirás minimizarla y que su cabello no tenga un aspecto feo.