Un hijo aplicado
Estás encantada por la predisposición que presenta tu hijo frente al estudio. Deduces que todo el interés que demuestra tu pequeño retoño se debe en buena parte al ambiente intelectual que procuras mantener en el hogar.

Un informe sobre Inclusión Social en España, realizado por Obra Social Caixa Cataluña y el Instituto de Infancia y Medio Urbano, manifiesta que el éxito del nivel académico de los niños está directamente relacionado con el nivel de estudios adquirido por sus progenitores.

Por lo visto la obtención de buenos resultados guarda un estrecho vínculo con los recursos al alcance. De hecho, los alumnos de Secundaria que tienen una madre con titulación superior obtienen mejores resultados en Matemáticas y lectura. Asimismo, se ha demostrado que las madres con formación universitaria tienen una mayor tendencia a escolarizar a sus hijos al año o a los dos años de edad.

Si nos referimos a un análisis por sexos se ha llegado a la conclusión que los varones abandonan los estudios antes que las chicas. Ellos prefieren trabajos más físicos o técnicos en los que puedan lograr antes una retribución monetaria.

Será fundamental para garantizar la excelente educación del menor el centro escolar que se elija. En las grandes ciudades se aprecia una tendencia: Los colegios públicos acogen familias con bajos recursos que la escuela concertada y privada.

Los padres deben prestar además suma atención a sus hijos aplicados. Por tratarse de “ser los buenos” muchas veces no se les dedica tiempo suficiente y pasan a un segundo plano. Ellos también precisan sentirse escuchados y que se les reconoce su mérito de responsabilidad.