Utilizar la enciclopedia para estudiar
El uso de las nuevas tecnologías tiene un efecto contradictorio. Por una parte, internet se ha convertido en una puerta excelente para encontrar información sobre un tema de forma rápida y directa. Sin embargo, cuando hablamos de los niños, también se ha convertido en una trampa para el conocimiento en tanto que son muchos los pequeños que a la hora de realizar un trabajo que tienen que entregar en clase, se ven tentados por la comodidad de copiar y pegar directamente un texto procedente de una fuente online.

Ante esta alternativa, los niños deben aprender a realizar un trabajo con esfuerzo, como su propio nombre indica. Valorando la información que toman y también, seleccionando de forma adecuada cada contenido. Es positivo que los peques utilicen la enciclopedia, aprendan a buscar la información en base al inicio de cada palabra, al igual que deben utilizar el diccionario con regularidad porque este tipo de hábitos refuerza de forma efectiva el uso del lenguaje y la comprensión.

Es posible tener una enciclopedia útil y práctica en casa. Pero en caso de que no se tenga por diferentes razones no pasa nada ya que afortunadamente, hoy día, los niños pueden hacer uso de este tipo de material en la biblioteca más cercana a su domicilio. Además, estudiar en la biblioteca también es positivo porque refuerza el silencio y la concentración.

Con la llegada del buen tiempo los niños tienen más dificultades para estudiar ya que el sol se convierte en una tentación a la hora de disfrutar del aire libre y de la naturaleza. Por ello, es positivo tener una agenda adecuada de tiempo de estudio en donde el peque también pueda tener su espacio para los juegos, la diversión y el recreo.