Utilizar lentillas puede mejorar la autoestima de niños y adolescentes que necesitan corrección visual